Candidatos al Congreso, Parlamento Andino y a la Presidencia por GANA PERÚ

Imaginemos lo aparentemente inimaginable: el candidato Ollanta Humala “se mete entre los palos” y es elegido presidente por el voto mayoritario del pueblo peruano! ¿Cuán desastroso es este escenario para el destino histórico del Perú? ¿A cuántos años de atraso equivaldría semejante “error”? ¿Qué lectura “político-económica” habría que hacer? ¿En qué medida cambiarían las “perspectivas” del Perú para los próximos cinco años? A diferencia de lo que muchos creen o dicen creer, un futuro presidente Humala sería -en lo que se refiere al manejo de la política económica- algo así como la tercera parte de la trilogía The Matrix: mucho humo, mucha pirotécnica y más bien muy poco fuego.

Ciertamente, la lectura de los primeros capítulos del programa económico del candidato de Gana Perú da un poco de miedo: no por lo que anuncian, sino por la furia contenida en el “análisis” de la realidad nacional. Los adjetivos abundan y el documento no parece un plan de gobierno serio y digno de la atención ciudadana. El odio del humalismo por lo que denominan “neoliberalismo” es visceral. A este se le acusa de ser una especie de gran maldición capaz de explicar todos los males del país. Resulta por ello más que extraño comprobar -en los capítulos que tratan de manera más o menos específica lo que sería el manejo de la política económica de un hipotético gobierno del Sr. Humala- que existe entre los técnicos humalistas una especie de relación amor-odio con los principios y la práctica de la gestión macroeconómica neoliberal. ¿What? Así como lo lee, por lo menos en esta columna. A las pruebas me remito.

En un gobierno de Humala el Banco Central sería “autónomo e independiente”, se manejaría mediante un régimen de “metas de inflación”, estarío sujeto a una “Regla de Reacción de la Autoridad Monetaria” y tendría que seguir a pie juntillas los principios básicos de la “Regla de Taylor”, es decir igualito que la Reserva Federal de Estados Unidos, la famosa FED. Además, se seguiría una política explícita de “acumulación de reservas internacionales netas”, esto es igual a la actual política no escrita de acumulación de reservas por parte del BCRP. En otras palabras, la política monetaria del gobierno humalista se parecería mucho, muchísimo, a la política monetaria del segundo gobierno aprista y del “probable primer gobierno del presidente Toledo”, para decirlo con todas sus burlas.

La política cambiaria no sería ya de “flotación sucia” sino “de flotación administrada”, en un marco de libre movilidad internacional de capitales y de intervenciones “técnicas” del Banco Central con el fin de asegurar la estabilidad del tipo de cambio. O sea, la misma cosa.

La política fiscal tendría -cómo no- un marco referencial distinto y, en un contexto peruano, un marco referencial casi revolucionario. Supuestamente, se pondría en marcha una reforma tributaria que lograría en poco tiempo y sin mayores traumas el triple milagro de ampliar la base tributaria, mejorar la eficiencia en la recaudación y reducir drásticamente la inequidad de un sistema tributario que privilegia los impuestos indirectos. Eliminación de exoneraciones tributarias, impuestos a las sobreganancias (¿de todo tipo?, ¿de cualquier industria?) se suman a la idea de reducir el IGV al “promedio latinoamericano de entre 14% y 15%”, pero a diferencia del candidato de la Alianza por el Gran Cambio, la versión humalista aclara que su idea es “evaluar la factibilidad de reducir gradualmente la tasa del IGV”. ¿Notan la sutil diferencia? Dice “evaluar”. Nos dice el plan de gobierno de Gana Perú que la política fiscal tendría una naturaleza claramente “contracíclica” gracias a una serie de “estabilizadores automáticos”.

Como dije al principio, mucho “Matrix Revolution” en lugar de La Matriz Recargada, de lejos la mejor película de la trilogía futurista.
Carlos Anderson – Profesor de Centrum Católica.
Fuente: Diario Gestión

Mas sobre:
  1. nelson Baras dice:

    soy de trujillo mi opinion en cuestion de seguridad ciudadana no me parece satisfactoria al tratar de sacar mas policias a la calle lo que se busca es como acabar con este flagelo al igual que nadie ha opinado seriamente sobre el problema de la corupcion de las instituciones publicas en especial con las municipalidades que reciben fuerte presupuesto pero sin ningun control,se observa que luego de un periodo los alcaldes simverguenzas salen muy ricos a cosgas del hambre de la gente pobre y nadiea ha sancionado, debemos trener en cuenta que la contraloria solamente es un saludo a la bandera y tambien esta corronpida por que no hacen nada. pido una oferta al respecto mas concreta por el bien del pais.

IMPORTANTE: En caso considera que un mensaje debe ser retirado, escriba a: candidatos.com.pe@hotmail.com indicando día y hora del comentario.

Ingresar Un Nuevo Comentario

You must be logged in to post a comment.